Tan poderosas son las ideas, que hacen tambalear los más grandes estamentos de cualquier gobierno.
No debe sorprendernos que las verdades que las dictaduras siempre tratan de ocultar siempre son acalladas, manipuladas, tergiversadas o, como esta vez en el caso de Rayma, silenciadas.
Cuando no puedes expresar tus opiniones libremente, sin ser blanco de ataques por parte de los que piensan distinto y se creen jueces y verdugos de los pensamientos de los demás, es cuando irremediablemente tienes que pensar: ¿Se acabó mi país? ¿Es hora de irme?
¿Cuántas Raymas más deben ser censuradas para que “el soberano” que ahora “cree” que tiene el poder abra los ojos?

Tan poderosas son las ideas, que hacen tambalear los más grandes estamentos de cualquier gobierno.

No debe sorprendernos que las verdades que las dictaduras siempre tratan de ocultar siempre son acalladas, manipuladas, tergiversadas o, como esta vez en el caso de Rayma, silenciadas.

Cuando no puedes expresar tus opiniones libremente, sin ser blanco de ataques por parte de los que piensan distinto y se creen jueces y verdugos de los pensamientos de los demás, es cuando irremediablemente tienes que pensar: ¿Se acabó mi país? ¿Es hora de irme?

¿Cuántas Raymas más deben ser censuradas para que “el soberano” que ahora “cree” que tiene el poder abra los ojos?

¿Decisión inteligente?

Escocia dijo NO a la separación del Reino Unido.

Unos lo llaman “Independencia”, otros lo llaman “Libertad”. Lo cierto del caso es que 55% de la población votante, con tan sólo un mínimo histórico 15% de abstención, dijo NO.

Este tema da para mucho debate.

Son 300 años de historia lo que hay tras la “unión” de estos hermanos-vecinos. Y más allá de lo que puedan decir las tesis filosóficas del pensamiento político y social, la realidad es que los que votaron por el NO tal vez fueron un poco más sensatos e inteligentes en su decisión.

Debido a la magnitud del hecho, los cambios que acarrearía una “independencia” escocesa afectarían a esa sociedad a todo nivel, con consecuencias insospechadas. Y no sólo a ellos, sino también a Europa y el mundo en general.

Claro ejemplo es aquel cuando decides dejar de ser empleado para pasar a ser “empresario independiente”. ¡Nada fácil!

¿Qué piensas tú de la decisión de los escoceses?

image

¡Pobrecita, María Conchita!

El (des)gobierno venezolano decidió, así, tan “libre e independiente” como lo es, revocarle la nacionalidad venezolana a la emblemática actriz, que es más venezolana y más criolla que muchos enchufados del alto gobierno.

Y todo por pensar diferente, por disentir, por opinar. Así de poderosas son las palabras y las opiniones. Así de miedo le tienen las dictaduras al libre pensamiento.

¿Será que el gobierno cree que le hace un daño a María Conchita?

Porque si así es, estoy seguro que medio país quiere también que le revoquen su nacionalidad venezolana y lo manden pa’l imperio…

¿Qué importan la nacionalidad y el gentilicio, cuando no hay comida, seguridad, salud y estudios… pero por sobre todo: Libertad de pensamiento?

Gracias… ¡totales!

Luego de 4 años de incertidumbre, el desenlace llegó.

Hoy, Cerati, el genio latinoamericano del rock en nuestro idioma dejó este plano para unirse al inmenso universo de estrellas que nos dejaron prematuramente, pero que tanto han aportado en tan poco tiempo.

¡Cuántas generaciones influenciaste con tu música y tus letras!

¡Cuántos trataron de copiarte y no pudieron!

Aunque físicamente ya no estés entre nosotros, tu música inmortal nos acompañará hasta que hagamos el mismo viaje sin retorno que tú.

¡No te olvidaremos, genio!

¿Sacudón? ¿Cuál sacudón?

Desde hacía días que se había comentado: Maduro haría el martes 02/09 una serie de anuncios.

Las Redes Sociales y todos los medios reventaron en suposiciones, sarcasmos y chistes. Pero el día y la hora llegaron… ¿Y qué vimos?

  • Casi una hora y media de un prólogo vacío, repetido y rebuscado.
  • Enroques ministeriales.
  • Más vicepresidencias, más burocracia.
  • Más mentiras.

¿Y las soluciones para este quebrado país? ¿Pa’ cuándo?

Pero otra pregunta que tenemos que hacernos luego del fallido sacudón es: ¿Hasta cuándo seguirá el venezolano con esta actitud indiferente?

Mientras tanto, Maduro como en esta foto, se ríe de todos…

image